ladridos que duermen


Hemos añadido éste espacio porque en ciertas ocasiones nos hemos sentido incomprendidos cuando alguno de nuestros perros ha muerto. Tanto por la sociedad que no tiene empatía cuando te lamentas contándoles tu historia vital o en el manejo del animal fallecido. Pretendemos que sea un rincón íntimo, para que las personas que no hayan tenido esa despedida genuina o no hayan podido acompañar a su familiar como querían en sus últimos momentos,  puedan explayarse aquí y confíen en que detrás de esa pantalla hay humanos que comparten su desconsuelo. Es un lugar libre en que cada uno puede expresar su aflicción o recuerdo como quiera.