Revisión en casa. Algunas consideraciones y consejos sobre salud canina. 3


Uno de los aspectos que más nos preocupan de nuestros compañeros caninos es su salud. Para garantizar esto tenemos hoy en día la suerte de contar a cada poca distancia de nuestras casas con algún servicio veterinario cercano, y aunque si bien la ciencia veterinaria desgraciadamente todavía no se puede equiparar con la ciencia médica en cuanto a investigación e inversión, la mayoría de los profesionales veterinarios de nuestro entorno dan la talla.

En este espacio sin embargo creemos además que, a parte de contar con este servicio, sería sumamente interesante que los responsables de los perros se procuraran una cierta formación mínima que les permitiera a ellos mismos reconocer e interpretar signos clínicos que les alertaran de que algún posible problema pudiera estar ocurriendo en sus amigos de cuatro patas, todo ello claro está sin pretensiones diagnósticas algunas ni automedicaciones contraproducentes que en ultima instancia deberán corresponder siempre a su veterinario de confianza. Este es el objetivo del tema de hoy de este post. En la Residencia Canina Basajaun, como cuidadores caninos formados en ATV (Auxiliar clínico y Ayudante técnico de veterinaria), realizamos a nuestros clientes perrunos, de manera regular, rutinaria y altruista, lo que nosotros denominamos Revisión Veterinaria, una revisión corta, rápida, y no invasiva para detectar con el mínimo esfuerzo anomalías de los perros con los que necesariamente nos tenemos que vincular. Lo que sigue a continuación en estas líneas es el breve desarrollo de nuestras pautas en una revisión que os regalamos aquí en espera de que os sirva para vigilar de manera más estrecha la salud de vuestros queridos seres peludos.

REVISION VETERINARIA

En primer lugar distinguimos entre revisión pasiva y revisión activa. En la primera, en la revisión pasiva, no tenemos que hacer nada, solo observar y constatar hechos concretos y valorar comportamientos, mientras que en la revisión activa realizamos ya una exploración corporal para analizar los signos clínicos más relevantes para la salud.

Pero vayamos poco a poco. Comencemos con la revisión pasiva. En ella también vamos a diferenciar entre Observaciones y Valoración del comportamiento .

OBSERVACIONES

Tratemos de imaginar a nuestro perro dividido en tres partes: la zona de la boca, la zona del culo (zona urogenital), y la zona central (corporal). Imaginemos ahora además las dos zonas extremo, la de la boca y la del culo, como dos zonas de entradas y salidas de tres cosas: gases, líquidos, y sólidos.

Empecemos.

Zona de la boca. Entrada. Gases. El único gas que entra por la boca es el aire. Observaciones: respiración entrecortada, dificultad respiratoria.

Zona de la boca. Entrada. Líquidos.

El único líquido que entra por la boca es el agua. Observaciones: beber mucha agua fuera de estación calurosa o de situación de mucho ejercicio. Técnicamente el nombre es Polidípsia y es síntoma de muchas enfermedades, de estrés, y de embarazo psicológico.

Zona de la boca. Entrada. Sólidos.

Por la boca entra la comida, como sólido, y otras cosas. Observaciones: no comer. Técnicamente se llama Afagia y es síntoma de muchas enfermedades. Comer cacas propias. Técnicamente se llama Coprofagia y entre sus causas suele estar el estrés.

Zona de la boca. Salida. Gases.

Sale aire por la nariz y por la boca. Observaciones: estornudos (pudiera ser una espiga o algo que se le ha metido), jadeos (pudiera ser estrés), tos (pudiera ser tos de las perreras o atragantamiento), mal olor de aliento, técnicamente Alitosis, síntoma de muchas enfermedades.

Zona de la boca. Salida. Líquidos.

El líquido que sale por la boca es la saliva. Observaciones: salivación continua y abundante. Técnicamente Hipersalivación. Puede ser síntoma de muchas cosas entre ellas de la peligrosa dilatación y torsión gástrica.

Zona de la boca. Salida. Sólidos.

Observaciones: Vómitos.

Zona del culo. Entrada.

No existe.

Zona del culo. Salidas. Gases.

Observaciones: pedorretas. Técnicamente, flatulencias.

Zona del culo. Salidas. Líquido.

Los líquidos que pueden salir de la zona uro-genital son la orina, la sangre, y las descargas vaginales. Observaciones: orinar mucho. Técnicamente Poliuria. Puede ser por estrés, por marcaje de pis, pero también por muchas otras enfermedades como los problemas de riñón. Orinar sangre, técnicamente Hematuria. Puede ser algo ocasional, una heridita en el pene, pero también puede ser infección vejiga, próstata. Gotitas de sangre en el suelo pueden indicar periodo de celo en las hembras pero también infección de orina, vaginitis,…Descargas vaginales: sangre (celo, infección) y pus (puede ser síntoma de la peligrosa piómetra o infección de útero), de otras enfermedades, y de embarazo.

Zona del culo. Salidas. Sólidos.

Observaciones: Diarrea. Incontinencia fecal.

Zona Central o Corporal.

En cuanto a esta zona consideramos cinco cosas importantes a tener en cuenta. El Síncope o la pérdida momentánea o no de la consciencia. Las Convulsiones, temblores. La Cojera, que puede ser por muchas causas, desde algo clavado en las almohadillas, abrasiones, esguinces, hasta tumores, displasias, y enfermedades transmitidas por garrapatas. La Pérdida de peso, sin ningún motivo aparente de cambio de alimentación o ejercicio. Y el Dolor.

 

VALORACION DEL COMPORTAMIENTO.

En la revisión pasiva no solo tenemos en cuenta observaciones físicas sino también cambios de comportamiento. A resaltar:

Desgana. Técnicamente Apatía.

Sueño sin causa aparente de cansancio o cambios de rutina. Técnicamente Somnolencia.

Agresividad espontánea sin causa aparente ni experiencia parecida previa. Suele ser señal de dolor o malestar.

Comportamientos estereotipados (estereotipias) u obsesivo­-compulsivos, como morderse, arrascarse insistentemente en un determinado sitio. Sacudirse las orejas o arrascarse podría indicar una otitis.

Embarazo psicológico, con protección de juguete simulando un hijo, abultamiento de mamas con producción de leche como si estuviera embarazada pero sin estarlo, beber mucha agua, agresividad, angustia, estrés, e inquietud. Recomendación: eliminar de su vista el juguete-hijo y reducir el consumo de agua para cortar la producción de leche, y esperara a que se le pase.

 

REVISION ACTIVA

Pasemos ahora a la acción. Lo que realizaremos a continuación es un chequeo rutinario de los signos clínicos más relevantes para la salud.

Dividamos en esta ocasión imaginariamente al perro en 3 zonas: zona de la cabeza, zona del tronco, y zona de la cola.

En la zona de la cabeza tendremos en cuenta cuatro cosas: los ojos, la nariz, la boca, y las orejas.

OJOS. Exploraremos los ojos y los párpados en busca de cuerpos extraños, laceraciones, heridas, bultitos, y nos fijaremos si están enrojecidos, secos, con el fondo cristalino ópaco que podría indicar cataratas, o con legañas que podrían indicar una conjuntivitis.

NARIZ. Exploraremos la trufa y sus orificios en busca de costras, sangre, que podrían indicar la peligrosa enfermedad de la leishmaniosis, mocos, y cuerpos extraños.

BOCA. Exploraremos dientes y encías en busca de sarro, enrojecimiento que pudiera indicar gingivitis, rotura de dientes, y presionaremos con el dedo la encía para comprobar como recupera rápido su color. Buscaremos heridas y llagas en los belfos y oleremos su aliento en busca de alitosis.

OREJAS. Valoraremos espigas y cuerpos extraños en el canal auditivo, enrojecimiento, pus, mal olor, que podrían indicar una posible otitis o infección de oído.

En la zona del tronco tendremos en cuenta: cuello y tórax, abdomen, piel y pelo, y patas.

CUELLO Y TÓRAX. Palparemos el cuello con nuestras manos en busca de abultamientos de ganglios y pasaremos la mano por el tórax en busca de bultitos o síntomas de dolor. Y de costras, enrojecimientos, hinchazones y secreciones en las mamas que podrían indicar una mastitis.

ABDOMEN. Presionaremos con ambas manos la zona inferior, lateral y superior buscando bultos internos y sensación de dolor. Exploraremos sus genitales en busca de bultos, sangre, o pus.

PIEL Y PELO. Pasaremos la mano a contrapelo para observar la piel y la pérdida de pelo. Buscaremos caspa, calvas, y parásitos como pulgas y garrapatas. Le cepillaremos regularmente.

PATAS. Le palparemos las patas de arriba abajo en busca de bultos o presiones elevadas de músculo que podrían indicar tumor óseo. Le flexionaremos cada uno de los juegos articulares en busca de rigideces y dolor. Nos enfocaremos en las uñas vigilando pérdidas, larguras excesivas, y crecimiento circular de las uñas de los espolones que podrían introducirse en los dedos. Y también exploraremos las zonas de las almohadillas buscando grietas y espigas que pudieran introducírseles.

Y en la zona de la cola, palparemos la misma cola en busca de heridas y engrosamientos en el extremo, y observaremos la zona de las glándulas anales alrededor del ano y el ano mismo en busca de hinchamientos y bultitos.

 

Si observas cualquier síntoma de estos acude a tu veterinario. Lo demás será llevar a tu perro a una revisión anual, vacunarle también anualmente y de la rabia con una cierta periodicidad dependiente de la zona donde vivas, y desparasitarlo de carácter interno cada 3 meses y periódicamente de carácter externo en temporada de parásitos. Ponerle en microchip y es interesante también incorporarle en el collar una chapita con su nombre y número de teléfono por si se pierde ( a muchas personas que lo pudieran encontrar les podría dar pereza acercarse a un veterinario para mirarle el microchip y no tanto llamarnos directamente).

Otros breves consejos.

Conoce las enfermedades peligrosas nombradas aquí.

Piómetra. Síntomas: si tu perra hace poco que ha pasado el celo y le notas triste, apática e incluso agresiva, no come, bebe mucha agua, y le observas pus en la vulva, puede que tenga infección de útero. Llévala pronto al veterinario porque pasados unos escasos días puede ser mortal.

Torsión gástrica. Si tienes un perro de gran tamaño el riesgo es mayor. Si le notas el estómago hinchado y babea mucho (hipersaliva) y constantemente habiendo comido abundantemente y realizado a continuación ejercicio de saltar y correr, llévalo inmediatamente al veterinario porque puede ser que su estómago se le haya estrangulado y moriría en pocos minutos.

Leishmaniosis. Si tu perro duerme de noche al aire libre fuera de casa en zonas de riesgo del mosquito y le notas costras en la trufa o nariz, se le pone “cara de payaso” con una zona clara alrededor de los ojos y boca, le observas las almohadillas raras, bolsas en las articulaciones o sangrado por nariz y ano, puede tratarse de la leishmaniosis. Llévale al veterinario porque de no tratarle significaría la muerte.

Consejo alimenticio.

Tu perro puede comer de todo, hasta hay piensos vegetarianos completos y equilibrados. Pero no le des nunca en exceso chocolate porque este tiene una sustancia llamada teobromina que los perros no pueden eliminar y su excesiva acumulación puede ocasionar hasta la muerte. Tampoco le des cebolla si le das comida casera porque les produce anemia.

Cuidado con plantar en tu jardín plantas como tejos, rododendros, adelfas, o acebos, entre otros, porque algunos de sus elementos son venenosos para ellos.

Es conveniente llevar consigo siempre cuando vas de paseo al monte o en el coche, sal o agua oxigenada, porque su administración puede salvarles la vida al provocarles el vómito en caso de que ingieran algún veneno intencionado o no.

Nunca dejes solo a tu perro en el coche mucho tiempo, sobre todo en verano o si su raza es bulldog o bóxer. Cinco minutos solo son necesarios para que entren en shock y les perdamos.

Trucos para dar la pastillita del medicamento a tu perro.

Algunos perros se la comen directamente; otros escondida entre el pienso de la comida; otros se comen el pienso y dejan la solitaria pastilla; otros se la comen con una salchicha o quesito, pero también hay otros que mastican la salchicha y cuando miramos hacia otro lado la escupen al suelo; y aún hay otros a los que hay que metérsela en la garganta abriéndoles la boca tras introducirle los dedos entre los labios inferiores y masajearles de arriba a abajo la garganta o machacarles la pastilla e introducírsela mezclada en agua con una jeringuilla. Para estos últimos casos ahí van un par de trucos. Le damos tres trozos de salchicha, el primero sin pastilla, el segundo con y mostrándoselo mientras mastica el primero, y el tercero sin y enseñándoselo mientras mastica el segundo. Los perros son unos tragones y no se percatarán de la pastilla del segundo si han comprobado que el primero no llevaba trampa y están mirando y pensando en comerse el tercero. Otra manera consiste en lanzarles al aire los tres trozos uno detrás de otro a modo de premio para que los cacen al vuelo.

 

Por último, y para acabar, referir que cualquier duda que os asalte vuestro mejor consejero va a ser sin ninguna duda vuestro veterinario, pero no olvidéis que su autoridad es otorgada, nunca impuesta, como por ejemplo al pedirle poder estar presente con vuestro perro al momento de anestesiarle para una cirugía y en el momento de despertar de la anestesia para evitar a vuestro amigo un estrés extra innecesario, y nunca olvidéis…que la última decisión es siempre vuestra.

 


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 Comentarios en “Revisión en casa. Algunas consideraciones y consejos sobre salud canina.